Semillas

Ajonjolí

Por Sara Sara

Me encanta el aceite de ajonjolí , percibo que tiene carácter, es como cálido y me fascina su aroma, además me acuerdo cuando era chica y también de grande, esos pancitos de yema deliciosos de los desayunos familiares a los que les pellizcaba la corteza con las semillas de ajonjolí, hummm o los ciabattas incluso el petipan y los crisinos o palitos cubiertos de semillas, delicioso, infaltable en el chifa y en unos pollitos empanizados con ajonjolí que riquisisisimo (como dicen los niños cuando algo les gusta mucho)

Me apasiona la idea de ver como cada alimento puede tener elementos nutritivos revitalizantes y propiedades que a veces ni nos imaginamos y que nuestro cuerpo sabe “ familiarizar bien “ casi por instinto, hay épocas y épocas y en esta ya próxima al invierno en la mañana hasta los huevitos tienen para mi su toque aromático y sabroso de un chorrito de aceite de ajonjolí, fabuloso en la cocina y en la mesa como aliño y para exquisitas recetas.

Conozcamos más de esta semilla, su aceite características y propiedades:

La semilla de Ajonjolí (Sesamun Indicum) es de las oleaginosas mas antiguas del mundo. En Mesopotámica, en la India, en Egipto, en China y en Grecia, sus semillas eran muy apreciadas como un alimento exquisito y energético. Ampliamente cultivado en los países de Oriente medio y en la India, su cultivo sea extendido a otras regiones tropicales y subtropicales.
Es una Planta herbácea de la familia de las Pedaliáceas, que alcanza hasta 1.5 metros de altura. Sus frutos son unas capsulas algodonosas que contienen varias semillas aplanadas de 2 a 5mm de longitud, normalmente son marrones; aunque las hay también de color blanco, rojo y negro, existe una amplia variedad de semillas de ajonjolí que son cultivadas dependiendo de las condiciones de suelo de cada estado.

Tiene fosfolípidos y lecitina, vital para el pensamiento y la memoria. Contiene ácidos grasos poliinsaturados ricos en omega 6, (4 veces más que el aceite de oliva). Ayuda a prevenir el colesterol. Contiene Zinc y gran cantidad de minerales igualmente de vitamina E.

Terapéuticamente, calienta, nutre el organismo y tranquiliza el sistema nervioso. Ideal en masajes y tratamientos para piel seca y contra la flacidez, penetra rápido en la piel revitalizándola por sus propiedades reestructurantes y altamente hidratantes. Se puede usar tibio. Unas gotitas de este aceite nos ayuda a tener los pies calientes casi todo el día. También se usado para dolencias reumáticas.

Como cosmético se emplea en cremas solares y pomadas hidratantes y suavizantes, filtra los rayos ultravioletas siendo así un protector solar natural. Útil en forma para el cabello cuando seco o costras en el cuero cabelludo. Siendo fuente de vitamina E, es un excelente retardador del envejecimiento.

PROPIEDADES DEL AJONJOLI

  • El ajonjolí contiene proteínas de alta calidad en un 25% de su composición.
  • Es uno de los alimentos mas concentrados de calcio, ideal en la dieta diaria.
  • Su alto contenido en fibra, lo convierte en un buen regulador intestinal.
  • Contiene Hierro, combatiendo la debilidad y anemia.
  • Contiene Zinc, mineral que participa en el metabolismo de hidratos de carbono, grasas y proteínas.
  • Contiene compuestos Antioxidantes Naturales (sesamina y sesamolina) que protegen al organismo de la formación de radicales libres, que en mayor parte son los responsables del proceso de envejecimiento de las células.
  • Regular el colesterol, ayuda en la prevención de la hipertensión . Previene infarto de miocardio y trombosis arterial.
  • Colabora a la mejoría ante la rigidez de las articulaciones.
  • Es un excelente complemento nutritivo para quienes están sometidos a gran actividad mental o intelectual y desean mantener un buen rendimiento.
  • Contrarresta el insomnio, depresión nerviosa, melancolía, estrés, perdida de la memoria, agotamiento mental, irritabilidad.
  • Se le considera en algunos países como restaurador de la vitalidad y de la capacidad sexual, especialmente en los ancianos, mejorando su calidad de vida.
  • Ayuda en estados como entrenamientos deportivos, embarazos, lactancia, convalecía después de intervenciones quirúrgicas mejorando la sobrecarga física.
  • Su capacidad revitalizante se basa en los contenidos de vitamina E, y minerales como calcio, hierro, magnesio, cromo, cobre.

Finalmente los dejo con una receta que elegí como novedad del blog Casimira

Mochi de ajonjolí a mi modo.

Publicado el febrero 29, 2012 por Casimira

Los pueblos pequeños tienen muchas ventajas, una de ellas es el establecimiento de redes vecinales muy fuertes basadas en la más absoluta reciprocidad. Como todo el mundo conoce a todo el mundo es muy fácil ayudar al que ofrece ayuda y castigar al tramposo, lo que permite establecer relaciones más cercanas y confiables que en una gran ciudad.

Uno de mis vecinos me ofreció ayer un par de litros de leche de cabra recién ordeñada. Hace casi 20 años que no he probado la leche fresca de cabra y no pude rechazar su oferta. El vecino del que hablo es un hombre que invierte todas sus ganancias en animales y su manutención; tiene perros, gallinas , canarios, perdices, mulos, gatos, cabras, caballos y un burro. Es un hombre tan sensible que no puede matar sus propios pollos para comer y que va acumulando animales a medida que los que tiene crían. Como no sabía que ofrecerle a cambio de la leche, se me ocurrió preparar unos dulces exóticos, muy alejados de los pestiños, roscas de vino y torrijas que se acostumbra tomar en la región y decidí preparar unos mochi de ajonjolí a mi manera.

INGREDIENTES:

– 250 gramos de arroz tipo bomba.

– 125 gramos de azúcar de caña.

– 350 mililitros de agua.

-semillas de ajonjolí.

PREPARACIÓN:

1. Remojamos el arroz en agua fría durante una media hora.

2. Introducimos el arroz en los 350 ml de agua y cocinamos a fuego lento. Cuando el agua se haya reducido a la mitad, incorporamos el azúcar y removemos regularmente hasta que el agua haya sido absorbida casi por completo.

3. Batimos el arroz con la batidora de brazo hasta que quede una pasta de consistencia semejante a la de una papilla espesa y sin nada de grumos.

4. Dejamos reposar el preparado una hora.

5. Añadimos semillas de ajonjolí a un plato, vamos cogiendo pedazos de la papilla de arroz y azúcar con una cucharilla de postre, embadurnándolos en las semillas y, finalmente, moldeamos con ayuda de las manos para darles una forma redondeada.

Este dulce se puede servir acompañado de un sirope hecho a base de miel de azahar y zumo de limón en una proporción 3:1. También nos lo podemos tomar con una copita de anís seco y hielo.

Etiquetado Apto para celíacos, Apto para intolerantes a la lactosa, Arroz |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s